Arquine 60: Quince años

Arquine 60: Quince añosCon este número 60, Arquine cumple quince años. Al releer el texto editorial de la primera edición, podría suscribir los compromisos iniciales. Entonces apuntaba que “…la revista debía ser un proyecto hecho de proyectos, un instrumento de información y un transmisor de ideas y opiniones. Debía ser un canalizador de nuevas propuestas capaces de estimular el análisis, el conocimiento y la creatividad de la cultura arquitectónica nacional e internacional desde un criterio de selección abierto y plural fundamentado en la calidad”.Cierta improvisación, algo de ingenuidad y mucho entusiasmo permitió expandir el escenario para detonar un territorio poliédrico alrededor de la generación de contenidos y la difusión de la cultura arquitectónica. Arquine se convirtió, per se, en un proyecto hecho de proyectos: revista, concursos, congresos, libros, másters, web, redes sociales, radio, televisión, apps y jams… pasaron a ser distintas caras con un mismo propósito y nombre. [Más después del salto.]

Arquine 60: Quince años

Celebramos este aniversario con la edición simultánea de Arquine en papel y digital, eludiendo la dicotomía entre ambos y la ensimismada discusión sobre el futuro de las publicaciones para centrarnos en la producción de contenidos de calidad. Quince obras de nueva generación exponen el trabajo más reciente de la prometedora camada mexicana, con la que subrayamos sólidas trayectorias y apuntamos efervescentes proyecciones. Y desde el dossier, distintas lecturas abordan una reflexión sobre la representación de la arquitectura, desde cierta resistencia al hiperrealismo renderizado por la reminiscencia del dibujo a mano, así como la renovada predilección por el axonométrico.

Arquine 60: Quince años

A su vez, compartimos una consulta selectiva a la comunidad local, encarnada por unos sesenta arquitectos y diseñadores, donde exploramos tres aspectos: cuál podía representar la obra más destacada del periodo 1997–2012, qué trayectoria profesional se considera más relevante y quién despunta por su proyección a futuro. Esto permite medir nuestra empatía e influencia durante tres lustros respecto de los intereses y enfoques que definen el rumbo de la arquitectura contemporánea mexicana.

Quince años
Miquel Adrià

Pin It on Pinterest

Share This